Qué espera ver el regulador europeo en las cuentas de 2020

El regulador europeo, la ESMA1, ha publicado una declaración en la que destaca las áreas donde van a centrarse los reguladores nacionales europeos cuando revisen la información financiera anual de 2020 de sociedades cotizadas. El objetivo es fomentar la aplicación uniforme de las NIIF y de los requisitos de información específicos de la UE.

La prioridad principal de la ESMA, dado el significativo impacto de la COVID-19, es el desglose transparente y oportuno sobre los efectos de la pandemia en los resultados la posición y los flujos de efectivo. La ESMA hace hincapié asimismo en la importancia de la revelación de información no financiera, con una atención renovada en cuestiones sociales, de los empleados y de cambio climático.

Aunque los temas incluidos en la declaración son los considerados más relevantes por la ESMA a nivel europeo, es probable que otros organismos reguladores fuera del continente también presten atención a estos mismos temas. No obstante, la lista de temas no es exhaustiva, y los reguladores nacionales pueden tener áreas de atención adicionales.

¿Has abordado ya el impacto de la COVID-19 en tu información fnanciera?

Las principales áreas de atención serían las siguientes:

1.- Presentación de los impactos de la COVID-19

La ESMA incide en la necesidad de revelar información de manera transparente y específica que mejore la comprensión y la confianza en los estados financieros por parte de los usuarios.

Principio de empresa en funcionamiento

La ESMA hace hincapié en la importancia de desglosar información suficientemente detallada sobre la valoración por parte de la empresa de su capacidad para mantenerse en funcionamiento cuando dicha valoración requiere aplicación significativa de juicios de valor. El regulador espera que los responsables de las compañías en la preparación de la información financiera tengan en cuenta toda la información disponible sobre el futuro que, como mínimo, pero sin ánimo limitativo, sea relativa a los doce meses siguientes a partir de la fecha de presentación. El nivel de detalle dependería de los hechos y las circunstancias específicos de cada empresa.

Se deben desglosar incertidumbres materiales relativas a sucesos o condiciones que puedan arrojar dudas significativas sobre la capacidad de la empresa para continuar en funcionamiento. Incluso si la dirección concluye que no existen incertidumbres materiales, el regulador aboga por desglosar los juicios de valor significativos aplicados para llegar a esa conclusión. La ESMA espera que las hipótesis empleadas en la valoración del principio de empresa en funcionamiento sean coherentes con las utilizadas en otras áreas de los estados financieros de la sociedad; por ejemplo, información prevista en la NIIF 7 Instrumentos financieros: Información a revelar sobre exposiciones a riesgos de liquidez y otros riesgos financieros.

Juicios de valor significativos e incertidumbre en las estimaciones

Se debe explicar cómo ha afectado la COVID-19 a los juicios de valor significativos y la incertidumbre en las estimaciones; por ejemplo, las hipótesis que subyacen al deterioro del valor de los activos, la recuperabilidad de los activos por impuestos diferidos y las valoraciones del valor razonable.  Dadas las actuales condiciones del mercado, la ESMA recomienda con insistencia que las empresas faciliten información sobre la sensibilidad de los valores contables a los métodos, hipótesis y estimaciones que respaldan sus cálculos.

Presentación sobre la COVID-19

Asimismo, la ESMA recomienda cautela en relación con la presentación por separado de los impactos de la COVID-19 en la cuenta de resultados debido a su omnipresencia. En lugar de ello, insta a que se presente en las notas información cuantitativa y cualitativa sobre impactos, incluida la metodología aplicada en su determinación. Espera que las empresas elijan un tipo de presentación que no lleve a equívocos y ofrezca una imagen clara y sin sesgo de las áreas de los estados financieros afectadas por la COVID-19.

Se recuerda asimismo que se debe facilitar referencias cruzadas adecuadas si se desglosa la información sobre el impacto en múltiples notas de los estados financieros.

Más información en nuestro artículo sobre impactos en la cuenta de resultados de la COVID-19. 


2.- Deterioro del valor de los activos (NIC 36)

La recuperabilidad de los activos no financieros es una preocupación constante especialmente en la actual coyuntura. El impacto negativo de la COVID-19 puede haber producido la activación de uno o varios indicadores de deterioro del valor de la NIC 36. En consonancia con su declaración previa sobre informes semestrales, la ESMA sigue incidiendo en la necesidad de tener en cuenta los efectos de la pandemia de COVID-19 a la hora de valorar cualquier indicador de deterioro del valor en activos no financieros.

La ESMA recuerda que una prueba de deterioro del valor realizada respecto del último periodo intermedio de presentación de información no sustituye al requisito de realizar otra cuando existe un indicio de deterioro del valor. Hace hincapié en que la escala de cambios razonablemente posibles en las principales hipótesis empleadas en la comprobación del deterioro del valor puede ser mayor de lo habitual. Asimismo, recuerda que la prueba de deterioro del valor anual respecto de una unidad generadora de efectivo (UGE) a la que se ha asignado fondo de comercio se realiza en el mismo momento cada año.

Aplicación de la NIC 36
Aspectos específicos que los responsables de la preparación de la información deben tener en cuenta
Valoración del importe recuperable de los activos
  • Modelización de múltiples escenarios futuros a la hora de estimar los flujos de efectivo futuros de una UGE. Alternativamente, un nuevo ajuste del tipo de descuento para reflejar la incertidumbre adicional (siempre que los flujos de efectivo no se hubieran ajustado ya respecto del mismo riesgo).
  • Actualización de cualquier hipótesis utilizada en periodos previos para reflejar la información disponible más reciente.
  • Asignación de una mayor ponderación a evidencias externas a la hora de determinar proyecciones de flujos de efectivo.
  • Exclusión de flujos de efectivo de reestructuraciones futuras no comprometidas o mejoras de activos al calcular el valor de uso.
Desglose de información
    Revelación de información significativa de:
  • cómo se reflejó la incertidumbre en las pruebas de deterioro del valor;
  • las estimaciones e hipótesis principales utilizadas (incluidos cualesquiera cambios en el ejercicio; por ejemplo,
    o si y cuándo es realista un retorno a los niveles de flujos de efectivo previos a la crisis;
    o el horizonte temporal considerado en escenarios posteriores a la COVID-19; y
  • la sensibilidad de importes recuperables ante cambios significativos en las principales hipótesis afectadas por la COVID-19.

3.- Instrumentos financieros e información a revelar (NIIF 9 y NIIF 7)

NIIF 9 para entidades de crédito

La ESMA espera que se refleje si hay una incertidumbre significativa que afecta al entorno económico en la valoración de pérdidas crediticias esperadas sin que exista sesgo. Se recuerda a las empresas que deben utilizar toda la información razonable y fundada, incluidas las predicciones económicas, que estén disponibles sin coste y esfuerzo indebidos.

Información a revelar sobre el riesgo de instrumentos financieros

La revelación adecuada de riesgos derivados de instrumentos financieros —en particular el riesgo de liquidez y las sensibilidades a los riesgos de mercado— es esencial. La ESMA subraya que la COVID-19 puede haber generado nuevos riesgos financieros significativos —por ejemplo, nuevos riesgos de liquidez derivados de la renegociación de la deuda— que no existían anteriormente o que previamente no se consideraban significativos.

 

Aplicación de la NIIF7
Aportación de información sobre:
Otras consideraciones relativas a la gestión de riesgos financieros
  • cómo surgen los riesgos financieros y cómo se gestionan
  • los objetivos, políticas y procesos específicos introducidos para abordar dichos riesgos;
  • concentraciones del riesgo financiero, incluido cómo se mide;
  • detalles de aplazamiento o moratoria del pago de los prestamistas;
Entidades de crédito
  • el enfoque a la valoración de las pérdidas crediticias esperadas, especialmente cualquier cambio;
  • información e hipótesis subyacentes utilizadas en la valoración de pérdidas crediticias esperadas; por ejemplo, cambios en escenarios macroeconómicos, los motivos y la metodología que respaldan los ajustes posteriores al modelo y los riesgos específicos que captan;
  • la naturaleza de los cambios en la dotación para pérdidas; por ejemplo, cambios debidos a venta, baja en cuentas o modificación;
  • información granular sobre exposición a, calidad y concentraciones de riesgos de crédito, explicando por separado los relacionados con la COVID-19;
  • medidas de apoyo concedidas a deudores y sus efectos; por ejemplo, el impacto en la valoración de aumentos significativos en el riesgo de crédito y el alcance hasta el que dichas medidas han mitigado el riesgo de crédito; y
  • análisis de sensibilidad de cálculos y establecimiento de fases de las pérdidas crediticias esperadas.

NIIF 16 Arrendamientos

Aplicación de la NIIF 16
Aportación de información sobre:
Arrendatario
  • cómo han aplicado las empresas la simplificación práctica que permite exenciones a los arrendatarios cuando contabilizan concesiones al alquiler relacionadas con la COVID-19: concesiones a las que se ha aplicado la simplificación práctica; la naturaleza de los arrendamientos y/o las concesiones a los que se ha aplicado, si no abarca todas las concesiones que reúnen los requisitos
  • amortización y gastos; por ejemplo, pagos por arrendamiento variables reconocidos en la cuenta de resultados
  • flujos de efectivo futuros no reflejados en pasivos por arrendamientos
  • información adicional sobre el impacto de la COVID-19
Arrendador
  • la naturaleza de las concesiones en la renta concedidas
  • la política contable adoptada para dichas concesiones; y
  • los requisitos de otras normas para activos sujetos a arrendamientos operativos.

Más información en nuestro artículo sobre Concesiones al alquiler en el contexto de la COVID-19

En línea con la tendencia de los últimos ejercicios, el regulador europeo también señala otras áreas de atención sobre la información que las entidades exponen al mercado. Son las siguientes:

Información no financiera

Dado el impacto generalizado en las actividades de las empresas en relación con cuestiones no financieras, la ESMA reclama transparencia respecto de las consecuencias de la COVID-19 y las acciones de mitigación realizadas.

Temas
Aportación de información sobre:
Cuestiones sociales y de los empleados
  • inclusión y diversidad, la lucha contra el racismo y la desigualdad;
  • aspectos de la salud y la seguridad de los empleados en los centros de trabajo, teletrabajo y cadenas de suministro y contratos;
Riesgo de cambio climático
  • medidas para prevenir y mitigar las consecuencias del cambio climático;
  • riesgos físicos y de transición relacionados con el cambio climático y medidas de mitigación;
Modelo de negocio y creación de valor
  • la estrategia de la sociedad y su implantación para dar a conocer el modelo de negocio y su relación con cuestiones no financieras;
  • cómo impacta, y resulta impactado, el modelo de negocio por cuestiones no financieras;
  • la resiliencia del modelo de negocio a la pandemia, incluido por ejemplo: la percepción de ayudas públicas;
    cambios en la demanda de productos o servicios; y cambios en el valor de los activos.

Medidas alternativas de rendimiento

La ESMA recuerda los requisitos a los responsables de la preparación en sus directrices sobre medidas alternativas de rendimiento, que pretenden fomentar la utilidad y la transparencia de dichas medidas. Asimismo, la ESMA destaca sus directrices publicadas en abril de 2020 para ayudar a los responsables de la preparación a aplicarlas en el entorno actual.

Finalmente, la ESMA también destacan otros aspectos a tener en cuenta.

  • Brexit: se espera que las empresas estén al tanto de los acuerdos en las negociaciones y revelen el impacto que la esta salida del Reino Unido de la Unión Europea tiene en sus actividades y su información financiera y no financiera.
  • Formato Electrónico Único Europeo (ESEF, en sus siglas en inglés): se recuerda a las empresas cotizadas que los nuevos requisitos son efectivos para ejercicios terminados en el año natural 2020. Más información en nuestro artículo sobre El reto ESEF.

Deja un comentario

Bernardo Ruecker

Socio de Auditoría y responsable de Accounting Advisory Services de KPMG en España, Bernardo cuenta con amplia experiencia en la auditoría de grupos internacionales, así como en la dirección de proyectos de conversión a NIIF y a USGAAP de grupos cotizados, y en asesoramiento contable de transacciones corporativas.
Accede a contenido exclusivo. o regístrate
Cerrar menú