Como cada año por estas fechas, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) publica los informes correspondientes al ejercicio anual 2019 sobre los Informes Anuales de Gobierno Corporativo (IAGC) de las entidades emisoras y de los Informes Anuales de Remuneraciones de los Consejeros (IARC). Estos documentos presentan de forma agregada las principales conclusiones de los informes sobre ambas materias que las sociedades han enviado a la CNMV durante este año 2020.

Si bien es destacable que no hay cambios muy significativos respecto al año anterior, dado que para el ejercicio 2019 sigue siendo aplicable el Código de Buen Gobierno de Sociedades Cotizadas de 2015 (que aún no contempla la modificación parcial de este código en junio de 2020), sigue habiendo algunos aspectos de mejora.

En particular, una de las recomendaciones que menos se siguió fue sobre transparencia informativa en la junta general a través de su web (recomendación 7), que tiene un grado de seguimiento del 44,9% frente a casi un 90% de media de seguimiento en casi todo el resto de recomendaciones.

Por otra parte, también se ha puesto de manifiesto en relación con el desempeño de la Junta General de Accionistas, que la participación media disminuyó ligeramente, hasta el 71,2% en 2018 (72% en 2018). También se incrementó en 6,6 puntos el número de sociedades que habilitó el uso del voto a distancia (electrónico, postal, mensajería…), hasta el 47,2%.

Conclusiones sobre la Junta General de Accionistas

Hay que recordar dos aspectos relevantes en relación con la Junta General de Accionistas. Por una parte, que el Código de buen gobierno de las sociedades cotizadas contiene un capítulo dedica­do a este órgano que incluye recomendaciones relativas a la trans­parencia informativa y el voto informado, la asistencia y participación en la junta general y la política sobre primas de asistencia. Por otra parte, orga­nismos internacionales como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y la Comisión Europea están incidiendo desde el inicio de la crisis financiera, sobre el buen funcionamiento de las Juntas Generales como un aspecto muy relevante de gobierno corporativo, dado que la mayor implicación de los accionistas, en particular los inversores instituciona­les, en el gobierno de las sociedades cotizadas se realiza a través de su participación en las juntas generales.

Desde KPMG recomendamos que se refuerce tanto la transparencia en relación con la Junta General de Accionistas como los controles asociados a los nuevos procesos derivados de la transformación tecnológica de las Juntas en el contexto actual .Por ejemplo, disponer de un aseguramiento independiente por un tercero experto en materia de gobierno corporativo, en particular, sobre los procedimientos de la Junta General de Accionistas, genera una mayor confianza en sus distintos grupos de interés y refuerza su imagen en el mercado.

Otra recomendación importante es que en este ejercicio se revisen las recomendaciones de la revisión parcial del Código de Buen Gobierno de junio de 2020, dado que en escasos dos o tres meses, las empresas cotizadas deberán presentar sus Informes Anuales de Gobierno Corporativo. En este documento tendrán que rendir cuenta del cumplimiento de esas recomendaciones y, aunque el informe de la CNMV no se publica hasta final de año, esta información seguirá estando en el punto de mira del regulador y de otras partes interesadas. Recordemos en particular las recomendaciones que tienen que ver con aspectos más novedosos relacionados con la información no financiera (recomendaciones 39, 42 y 45). En concreto, lo relacionado con la experiencia y conocimientos específicos en materia de gestión de riesgos no financieros en el seno de la comisión de auditoría, el refuerzo de supervisión  y evaluación del proceso de elaboración y la integridad de la información no financiera, así como la supervisión de los sistemas de control y gestión de los riesgos financieros y no financieros.