Las cinco reflexiones que nos deja Davos en 2019

Las cinco reflexiones que nos deja Davos en 2019

Un año más, la ciudad suiza de Davos ha sido punto de encuentro de los principales líderes y representantes del mundo político, económico, social y empresarial. Entre numerosos encuentros, debates y reuniones entre bambalinas se abordan los temas que marcan  a una agenda mundial ante un contexto cada vez más incierto con el objetivo de buscar soluciones globales y dar impulso a nuevas ideas.

El lema de este año, Globalización 4.0: Configurando una arquitectura global en la era de la Cuarta Revolución Industrial, ha puesto sobre la mesa cómo la disrupción generada por las nuevas tecnologías está modificando las estructuras y las relaciones entre individuos, gobiernos y compañías. Las reflexiones de los líderes congregados en Davos también han ahondado en el potencial impacto del descontento de la población ante las instituciones, la crisis del modelo geopolítico y han advertido de la necesidad de abordar esta revolución y configurar una nueva relación entre todos los actores a nivel global.

Partiendo de esta base, y con el informe anual de riesgos que la institución publica anualmente y que profundiza en los temas que se abordan a lo largo del Foro, se extraen cinco conclusiones que marcarán – o deberían marcar – muchas de las decisiones que se tomarán a lo largo de 2019.

  • La geopolítica, ante un punto de inflexión

Los riesgos geopolíticos, derivados de cuestiones como el Brexit, las disputas comerciales y la relación entre países continúan incrementando su relevancia. Prueba de ello es que la geopolítica ha sido el tema más tratado en las decenas de miles de publicaciones que se publican en torno al Foro de Davos en Twitter, con más de 45.000 artículos, según la plataforma WEFLIVE de KPMG.

Entre los principales hitos que marcan la agenda geopolítica, sin duda el Brexit ha ocupado gran parte de las discusiones. Pese a que el desenlace de este proceso de desconexión es aún incierto, Antonio Hernández García, socio responsable de Internacionalización y Brexit en KPMG en España, considera que “el Brexit ya ha supuesto un punto de inflexión en la planificación estratégica de muchas empresas, en el sentido de que la agenda empresarial está cada vez más alineada con la agenda geopolítica”.

En opinión de este experto, “la geopolítica inyecta mayor incertidumbre y complejidad al entorno global y, en este contexto, las empresas más competitivas serán las que tengan mayor flexibilidad, agilidad y capacidad de reacción cuando se materialicen los riesgos, para lo cual es fundamental conocerlos y prepararse ante los diferentes escenarios posibles”. Por ejemplo, “una empresa exportadora con actividad en Reino Unido que ya conozca las diferentes consecuencias aduaneras que puede tener el Brexit en su negocio, y se haya preparado al respecto, contará con una ventaja competitiva clara frente a aquellas otras que aún sigan esperando a ver lo que ocurre finalmente.”.

Las tensiones comerciales entre potencias mundiales son otro de los grandes focos de incertidumbre y, en este sentido, destacan las disputas entre Estados Unidos y China, que se han traducido ya en numerosas barreras comerciales recíprocas que influyen en el precio de bienes y productos y en la competitividad de diferentes sectores. Pese a la complejidad de las relaciones entre ambos países, el vicepresidente chino, Wang Qishan, aportó cierto optimismo en su discurso en Davos al afirmar que son “indispensables el uno para el otro”.

El propio World Economic Forum, en su informe The Global Risks Report 2019, califica las tensiones geopolíticas como “el riesgo global más urgente en la actualidad” y advierte de que el mundo se dirige hacia un “periodo de divergencia”  como consecuencia de una globalización “que ha alterado profundamente la economía política global”.

De hecho, el 85% de los encuestados en el informe The Global Risk Report 2019 apuntan a un incremento de los riesgos derivados de las confrontaciones políticas entre los principales poderes. Ante este contexto, en el Foro de Davos se ha instado a los distintos gobiernos a trabajar para reparar las grietas del sistema internacional bajo la premisa de que si el mundo se enfrenta a riesgos globales -como el cambio climático o la volatilidad en los mercados- la unión y trabajo conjunto de los gobiernos se torna indispensable.

  • Ralentización del crecimiento económico

Diez años después de la crisis financiera y de varios años de crecimiento, la economía mundial comienza a dar señales de quedarse sin oxígeno. Pese a que la expansión continúa, aumenta la preocupación ante una posible ralentización como consecuencia de la incertidumbre geopolítica, tal y como indicó en Davos la nueva economista jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI), Gita Gopinath.


De hecho, la institución ha rebajado sus perspectivas de crecimiento para este año en dos décimas, hasta el 3,5%, ante el vínculo entre las tensiones comerciales y los mercados financieros, y ha advertido de que la cifra podría disminuir si finalmente el Brexit se produce sin acuerdo o si se endurecen las disputas entre China y Estados Unidos. Un contexto que no beneficia a la volatilidad de los mercados, una de las protagonistas de 2018 y que se espera continúe a lo largo de este año.

Por otro lado, el Foro Económico Mundial llama la atención sobre la deuda, una de las vulnerabilidades financieras que destaca en su Global Risks Report 2019. “La deuda mundial se ha incrementado notablemente respecto a las cifras anteriores a la crisis financiera, alcanzando el 225% del PIB”, advierte la institución.

  • Las personas, en el foco del discurso político, económico y social

En los últimos años el Foro de Davos ha ido girando su mirada hacia un enfoque más social en sus discusiones. Si el año pasado los líderes mundiales se reunieron bajo el lema ‘Crear un futuro compartido en un mundo fracturado’, para abordar las desigualdades surgidas a raíz de la crisis económica, este año los discursos han hecho hincapié en la necesidad de garantizar la cohesión social y la recuperación de la confianza en las instituciones para evitar el auge de los populismos.

Este argumento fue la piedra angular del discurso del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quien advirtió de la importancia de trabajar contra las “desigualdades inaceptables” que continúan pese a la expansión económica, causantes del auge de “los populismos y el nacionalismo reaccionario”. “La economía debe estar siempre al servicio de las personas”, subrayó.


Inseparable de este debate es la diversidad, que ha impregnado la mayoría de los debates y discursos en Davos. Pese a la relevancia que ha adquirido la necesidad de una mayor igualdad, las cifras de participantes continúan sin alcanzar el equilibrio: este año solo el 22% de los delegados en Davos son mujeres, una proporción que se ha estancado en los últimos años.

Como explica Ana Fernández Poderós, socia responsable de Diversidad e Inclusión de KPMG en España, “el Foro de Davos solo podrá desarrollar soluciones creíbles y multilaterales a las principales cuestiones mundiales que se plantean si el propio Foro, y Davos en Particular, son realmente inclusivos”.

  • La integración de la tecnología en la Cuarta Revolución Industrial

La sociedad se encuentra inmersa en la denominada Cuarta Revolución Industrial que, para los expertos, tendrá un impacto en las estructuras sociales, económicas y empresariales sin precedentes, y a una velocidad muy superior a la de las anteriores revoluciones. Pese a que esta revolución ya ha sido abordada en anteriores ediciones del Foro de Davos, en esta ocasión el foco se ha centrado en la necesidad de diseñar una nueva arquitectura de relación a nivel global, alcanzando la denominada ‘Globalización 4.0’.

El reto pasa no solo por adaptarse a la velocidad del cambio a través de la incorporación de nuevas tecnologías, sino garantizar su inclusión de forma estratégica y regulada. En opinión de Begoña Cristeto, socia de KPMG en España, las tecnologías emergentes “continuarán redefiniendo las dinámicas competitivas de múltiples industrias”.

Especial relevancia para el Foro Económico Mundial plantean los riesgos derivados de las nuevas tecnologías, que afectan tanto a individuos, gobiernos y empresas. Los ciberataques y el robo masivo de datos se vuelven a situar entre los principales riesgos a nivel mundial en cuanto a su probabilidad en el Global Risks Report 2019.

De hecho, el 82% de los encuestados prevén un incremento de los riesgos de ciberataques tanto económico como de datos. “La integración de tecnologías en todos los aspectos de la vida diaria provoca nuevas inestabilidades”, advierte el informe, que también llama la atención sobre los riesgos derivados de las fake news y los robos de identidad.

“La innovación tecnológica genera nuevas oportunidades pero también nuevos y complejos riesgos, que además no vienen solos sino que cada día están más interrelacionados y se contagian con mayor rapidez”, sostiene Pau Bernad, socio responsable de Riesgos de KPMG en España, para quien “la gestión de riesgos se ha convertido en crítica en la sociedad actual”.

  • Sostenibilidad como riesgo sustancial

El medio ambiente y el cambio climático continúan imparable su ascenso en la agenda mundial. Este año, los riesgos derivados del cambio climático vuelven a asentarse entre los  principales que acechan al mundo, tanto por nivel de probabilidad como en impacto, según el Global Risks Report, que llama la atención sobre la importancia de abordar soluciones políticas.

“Los resultados de la inacción climática se están haciendo cada vez más claros”, advierte el Foro Económico Mundial en su documento, que además destaca que de todos los riesgos, son los relacionados con el medioambiente los que “se está encaminando lentamente hacia una catástrofe”. Y recuerda que el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) dio un plazo de 12 años “para realizar cambios necesarios, drásticos y sin precedentes para prevenir el aumento de la media de temperatura global se incremente más allá del objetivo de 1,5 grados del Acuerdo de París”.

A lo largo del Foro de Davos, el cambio climático ha sido uno de los temas más abordados, y durante estas jornadas se han generado casi 4.000 artículos sobre este tema, como pone de manifiesto la plataforma WEFLIVE, desarrollada por KPMG. Como sostiene Pau Bernad, “los riesgos derivados del cambio climático son cada vez más relevantes y exigen una profunda reflexión por parte de todos los actores, tanto gobiernos, empresas como a nivel individual”.

Deja un comentario

Accede a contenido exclusivo. o regístrate
Cerrar menú