El legado que nos dejó Wojtek

El legado que nos dejó Wojtek

“Nunca me sentí tan apenado”, declaró un camarada del soldado Wojtek años después de dejarlo confinado entre rejas en Edimburgo. Para su compañero Wojciech Narebsky era como un hermano mayor y así le agradaba recordarlo. Él y el resto de soldados de la 22 Compañía de Suministros de Artillería, Segundo Cuerpo polaco, hicieron de Wojtek un buen soldado durante la II Guerra mundial. Vivieron, combatieron y desfilaron juntos. A pesar de que Wojtek era realmente un oso.

Se conoce como ‘efecto Pigmalión’ la influencia que ejerce una persona sobre el rendimiento de otra. Es un concepto que acuñó en 1968 el profesor de psicología en Harvard Robert Rosenthal tras una serie de experimentos, confirmando que las expectativas puestas en los alumnos condicionan su comportamiento. Se apreció una mayor progresión en aquellos donde el profesor depositaba más esperanzas, aún cuando fueran infundadas. Por ello, también se le conoce como ‘efecto Rosenthal’, que produce un efecto negativo cuando se asocia a un déficit de esperanzas. Mostrar falta de confianza en las capacidades de las personas deviene una verdadera sentencia, inapelable cuanto mayor es la ascendencia que ejercemos sobre ellas. Por eso, jamás deberíamos cuestionar el potencial de quienes queremos.

Desde que los soldados polacos rescataron al cachorro de oso en un camino del Líbano, le alimentaron con parte de sus raciones y le dispensaron un cariño especial. Cuando creció, dormían con él e incluso le facilitaban alguna que otra cerveza… Ante la negativa de las autoridades británicas a embarcarlo en Alejandría, sus compañeros lo registraron como soldado polaco y pudo así desplazarse junto con ellos. Wojtek era un soldado más, y hasta disponía de cartilla militar. En la batalla de Montecassino, una de las más célebres de la contienda, asombró a sus camaradas cuando, rodeados de explosiones, les comunicó por signos su voluntad de transportar proyectiles de artillería a la vanguardia. Y así lo hizo bajo el silbido de las balas, siendo oficialmente nombrado ayudante de artillería.

Depositar confianza en los sujetos obra transformaciones maravillosas. En el año 2000, los profesores de psicología Nicole M. Kierein y Michael A.Gold publicaron un análisis sobre la influencia de las expectativas positivas de los directivos sobre sus subordinados. Posteriormente, se ha hablado del liderazgo transformacional, una de cuyas palancas es, precisamente, trasladar expectativas positivas sobre las personas para ayudarlas a progresar profesionalmente. Como anticipó el historiador y politólogo norteamericano James MacGregor Burns, no se trata sólo de liderar con el ejemplo y convertirse en referente de conducta para los demás (liderazgo transaccional), sino promover cambios significativos en las personas para conseguir así la transformación de la organización. En la esfera del Compliance esto significa volcarse en ellas y ayudarlas a crecer en sus valores, expectativas y aspiraciones. Es imposible propagar una verdadera cultura ética y de respeto a la Ley desde la desconfianza y la fuerza.

Con el cese de las hostilidades, la 22 Compañía fue trasladada a Glasgow, desde donde cada soldado regresó a su hogar. Aunque Wojtek vivió y se comportó como un soldado, no tenía donde ir ni más familia que sus compañeros. Lo donaron al Zoológico de Winfield Parken Edimburgo, donde solían visitarlo, saltando incluso el cercado para abrazarlo, ante el horror de cuidadores y visitantes. Con el tiempo mermaron las visitas y el estado de ánimo de Wojtek se deterioró hacia la apatía. Próximas las Navidades de 1963, Wojtek murió a los 22 años de edad.

Existen erigidas estatuas en memoria de Wojtek en el Zoo de Edimburgo, en Grimsby (Manchester), en las ciudades polacas de Cracovia, Zagan y Szymbark, en el Imperial War Museum de Londres, en el Canadian War Museum de Ottawa, y en el Instituto Sikorski de Londres. Todavía hoy, la 22 Compañía de Suministros de Artillería polaca luce con orgullo el emblema de un oso transportando un proyectil y rememora con admiración su ejemplo, nacido de la confianza que supieron transmitirle sus compañeros.

5 comentarios

Alain Casanovas

Socio responsable de Cumplimento Legal. Especialista en modelos de cumplimiento y prevención penal, Alain es socio de KPMG Abogados desde el año 2000. Además de encargarse de la gestión del riesgo de servicios legales en España, participa en iniciativas de normalización nacional e internacional sobre Compliance y dirige varios postgrados universitarios sobre esta materia.
Accede a contenido exclusivo
Cerrar menú