banca resultados

Resultados de la banca en el primer semestre: un baño de realismo

Resultados de la banca en el primer semestre: un baño de realismo

El final del semestre trae consigo la presentación de resultados de mitad de año por parte de los bancos españoles.

Antes de comentar los resultados conocidos, creo que deben hacerse algunas consideraciones generales:

  • Se mantiene el entorno de bajos tipos de interés que, de acuerdo con los pronunciamientos recientes del Banco Central Europeo, incluso podrían llegar a bajar más a la vuelta del verano, en función de la evolución económica europea.
  • El crecimiento de la economía española se mantiene en tono positivo, e incluso superior al de los países de nuestro entorno, pero, no obstante, ha perdido algo de brillantez respecto a los meses anteriores lo que afecta a la demanda de crédito. Por otra parte, las perspectivas económicas de Europa no son positivas, especialmente si se confirma la posibilidad de un Brexit sin acuerdo.
  • El crecimiento de la economía y la creación de empleo favorecen una cierta disminución de la morosidad, lo que resulta positivo para las entidades.
  • Existen medidas recomendadas (o algo más) por los supervisores y los analistas, que tendrán un efecto positivo sobre la solvencia y rentabilidad de las entidades en los próximos años pero que, a corto plazo, tienen un efecto negativo sobre su cuenta de resultados. En este capítulo pueden mencionarse tanto los costes derivados de la reestructuración de una entidad (efectos de un proceso de integración, cierre de sucursales, reducción de plantilla…) como las ventas de activos improductivos (los ya famosos NPLs).
  • Se mantienen las exigencias regulatorias en materias tan relevantes como los niveles de capital, liquidez o la emisión de instrumentos capaces de facilitar la resolución en caso de una crisis bancaria (MREL).

Ello permite concluir que, si bien es cierto que, como vienen afirmando los supervisores, la política de bajos tipos de interés ayuda al mantenimiento del crecimiento económico y la creación de empleo y, en esa línea, incrementa la demanda de crédito y contribuye a la reducción de la morosidad, no es menos cierto que el efecto de esa política sobre las carteras del crédito ya concedido y de repreciación más difícil (como las carteras de crédito hipotecario) es muy relevante, sin que pueda verse compensada por el hecho de que otras carteras (como el crédito al consumo o el crédito a las PYMES) pueda tener un efecto algo más positivo.

Si consideramos todas estas variables, los resultados publicados hasta el momento pueden considerarse como “esperados”, sin que hayan existido grandes sorpresas.

Los bancos siguen gestionando de forma eficaz un entorno tan difícil como el descrito y encuentran en negocios alternativos al bancario tradicional (fondos de inversión, seguros, etc…) fuentes de ingreso que mejoran en alguna medida sus cuentas de resultados.

La comparación entre unas entidades y otras es muy compleja. No cabe duda de que los bancos más diversificados encuentran alivio en la situación de tipos de interés y el superior crecimiento económico que encuentran en otras geografías, mientras que los bancos más domésticos se enfrentan sin matices a los efectos de la mencionada política de bajos tipos de interés. También es cierto que, el modelo de negocio de las distintas entidades, la existencia de actividades financieras relevantes en negocio no bancario (como el relacionado con la gestión de activos, la banca privada, la actividad aseguradora…) pueden aportar matices muy relevantes que explican en parte el éxito de algunas entidades.

En definitiva, se mantiene la misma situación que ya se observaba el año precedente sin que existan elementos que hagan pensar en cambios que vayan a producirse a medio plazo. Frente al año 2018 sí se observa algo más de realismo en las expectativas de los analistas y los mercados, lo que explica que la reacción de estos últimos tras la presentación de resultados haya sido mejor que la del año anterior.

La clave del futuro es si los bancos conseguirán monetizar los avances que vienen realizando en mejora de la eficiencia, transformación digital, optimización operativa y tratamiento de datos, por poner solamente algunos ejemplos. Aquellos que consigan enfrentarse con éxito a estos nuevos retos, así como a los nuevos competidores que ya tienen y a los que están por llegar, encararán el futuro con mayor optimismo, sin perjuicio de que no sea fácil para ninguno de ellos.

Esta tribuna fue originalmente publicada en Expansión el 27 de julio 2019. 

Deja un comentario

Francisco Uría

Socio responsable de servicios financieros para KPMG EMA y socio principal de KPMG Abogados de KPMG en España, Francisco cuenta con una extensa carrera en el mundo de la abogacía. En la Firma dirige el equipo de Regulación y Cumplimiento. Además, Francisco es Abogado del Estado excedente, y ha ejercido como tal en la Secretaria de Estado de Economía, la Agencia Estatal de Administración Tributaria y la Abogacía General del Estado.
Accede a contenido exclusivo. o regístrate
Cerrar menú