M&A disrupción

Las fusiones como respuesta para competir en un entorno disruptivo

Las fusiones como respuesta para competir en un entorno disruptivo

El crecimiento de la actividad ha vuelto al mercado de fusiones y adquisiciones, que desde hace tres años vive un fuerte dinamismo gracias a la mejora de las condiciones macroeconómicas en la mayoría de los países, buenas condiciones de financiación y una abundante liquidez, y por el hecho de que muchas empresas se encuentran en muy buen nivel de forma, después de sanear e internacionalizar su actividad en los años más duros de la crisis. Muchas de las compañías hicieron de la necesidad virtud, en especial aquellas que han incorporado un cierto componente tecnológico. En el primer semestre de este año se batió el record de operaciones de M&A en todo el mundo al alcanzarse los 2,5 billones de dólares, lo que supone un alza de un 61% en relación con el mismo periodo del año anterior, según cifras de Thomson Reuters.

La compraventa entre empresas, tanto de capital español como foráneo, ha alcanzado los cerca de 70.000 millones de euros en nuestro país, lo que supone un alza de un 159% respecto al mismo periodo del año anterior, según la misma fuente. Además, las operaciones de capital riesgo han representado un 20% de la actividad total de M&A, y han crecido un 10%. Estamos viendo muchas operaciones donde el Private Equity es clave para apoyar la estrategia de crecimiento de las compañías.

En España, los sectores más activos en M&A entre enero y junio han sido los de Consumo, Industrial y Media, siendo el Industrial el que ha protagonizado el mayor volumen de inversión. Para el segundo semestre de 2018 esperamos que continúe el dinamismo en compras y alianzas, tanto en nuestro mercado, como a nivel internacional, donde los directivos españoles continúan mirando hacia América Latina y Europa del Este.

Aunque las condiciones del mercado facilitan la actividad de M&A, existe una variable que se ha sumado a la ecuación: la agilidad que buscan las empresas para competir en un entorno disruptivo. Las nuevas tecnologías y la digitalización de la economía están transformando los modelos de negocio. Como señala Susan Story, CEO de American Water, la mayor compañía americana cotizada en gestión de agua y saneamientos “en los viejos tiempos, tenías negocios y colocabas la tecnología encima. Hoy en día, una empresa es tecnología y todo lo que hacemos y lo que hace la compañía tiene tecnología a su alrededor”.

Si hace diez años las empresas podían adaptar poco a poco su crecimiento a las nuevas tendencias del mercado de manera orgánica, hoy en día la rapidez del cambio exige en mayor medida alianzas y operaciones de integración para mejorar la gestión y aumentar las capacidades de innovación que requiere competir en esta nueva era. Cada vez más, el M&A requiere de mayor inteligencia y visión de futuro.

El axioma de aumentar el tamaño para ganar más no siempre es válido en la nueva coyuntura, ahora hay que ver las integraciones o alianzas como una vía para complementar capacidades o diversificarse de forma rápida. De hecho, en la última edición del informe ‘CEO Outlook 2018’ el 86% de los consejeros delegados españoles reconocía que actuar con agilidad es crítico para sus negocios. Es más, quien sea demasiado lento tendrá una alta probabilidad de no sobrevivir, ya que el tsunami tecnológico también está haciendo emerger nuevos competidores y nuevos riesgos, como los ciberataques, cada vez más globales e interconectados.

El informe del CEO Outlook de este año también revela que el 76% de los primeros ejecutivos españoles espera crecer a través de alianzas y operaciones de fusión. Las tres razones de más peso que señalan para ello son: eliminar a un competidor, reducir costes para conseguir mejores economías de escala y diversificar y transformar su modelo de negocio.

Para ganar más agilidad en los procesos de transformación y acelerar la innovación, muchas empresas están también creando sus propios ecosistemas empresariales mediante alianzas con startups y proveedores tecnológicos. Así un 58% de los directivos españoles se plantea colaborar con startups innovadoras en los próximos tres años, un 74% contempla una alianza con un proveedor externo de tecnología cloud y un 62% proyecta crear una incubadora para startups.

La realidad es que el crecimiento a través de alianzas o de fusiones y adquisiciones se ha convertido en todo un fenómeno que no se circunscribe solo a las grandes compañías, que son las que suelen protagonizar las mega operaciones, sino que las empresas de tamaño mediano con una capitalización entre los 100 y los 1.000 millones de dólares están también moviéndose con operaciones entre ellas, en un proceso constante de búsqueda de ventajas competitivas y de mejores costes de eficiencia a través de las sinergias. En España también estamos viendo muchos ejemplos este año en el middle market.

La disrupción tecnológica ha venido para quedarse y aunque la mayoría de los ejecutivos la conciben como una oportunidad más que como una amenaza, la agilidad para adaptarse o anticiparse a los cambios, como dijo Adam Smith, será la seña de identidad de los que alcancen el éxito en el futuro.

Deja un comentario

Accede a contenido exclusivo
Cerrar menú