Especial

Buen gobierno corporativo para la creación de valor

El nivel de exigencia respecto a la calidad del gobierno corporativo y el desempeño de los consejos de administración no ha dejado de crecer en los últimos años: transparencia, diversidad, talento, proactividad… De todo esto se debatió en la sexta edición del Foro del Consejero, organizado por KPMG, IESE y El País con la colaboración de AON y Heidrick & Struggles, el pasado 4 de julio .

 

El consejo ante la gestión de riesgos

VI Foro Consejero riesgos

La crisis financiera puso de manifiesto la importancia de la gestión de riesgos. Como consecuencia y tras las lecciones aprendidas, el consejo cuenta con una mayor responsabilidad en la tarea de hacer frente a los riesgos que acechan a la compañía. Pero este cambio se ha producido al tiempo que los riesgos adquirían un nuevo cariz.

Lee aquí el especial sobre el VI Foro del Consejero al completo

Velocidad, cantidad e interconexión. Las nuevas características de los riesgos imprimen de una mayor complejidad la tarea de los consejeros. “Los riesgos y la velocidad se han multiplicado por diez en los últimos años, y evitarlos no es una opción: hoy en día hacer negocios y evitar riesgos no es factible”, explicó Pablo Bernad, socio responsable de Risk Consulting de KPMG en España, en el marco del VI Foro del Consejero.

¿Qué puede hacer el consejo ante este contexto? “En primer lugar, asumir los riesgos, tenerlos identificados y monitorizados de forma constante”, afirmó Pablo Bernad, al tiempo que recordaba que en un entorno donde hay riesgos también hay oportunidades. “Una compañía donde el consejo sea capaz de gestionar adecuadamente los riesgos, convertirlos en oportunidades y convertir a la empresa en resiliente, tiene el éxito asegurado”, subrayó.

Para conseguir este objetivo, es importante que el consejo disponga de una visión integrada de los riesgos. Como explicó Isabel Torremocha, presidenta de la Comisión de Auditoría y consejera independiente de Repsol, “es importante asegurar que las bases de identificación, gestión y tramitación de los riesgos funciona”.

Traducir esta estrategia en un mapa de riesgos pasa por implicar a toda la compañía, especialmente a las áreas de negocio, responsables de identificar los principales riesgos en Repsol. “Elaboramos una lista con los 20 riesgos más importantes, para no dispersarnos y centrarnos en los más relevantes”, indicó Isabel Torremocha, que subrayó la importancia de que todos los equipos implicados en la gestión trabajen de forma conjunta.

De este modo, los directores de las áreas de negocio tienen una interlocución directa con la comisión de auditoría. “Se analizan las decisiones que se han adoptado, si los recursos son suficientes y sobre todo se observan los posibles nuevos riesgos que pueden haber surgido desde que se cerró el mapa de riesgos”, aseguró Isabel Torremocha.

En la gestión de riesgos también tiene un papel relevante la diversidad de perfiles en el consejo. “La diversidad aportas mucho, el consejo cuenta con nuevos perfiles y puntos de vista, especialistas en distintos sectores. Cada aportación también forma parte de la mitigación de los riesgos”, subrayó la presidenta de la Comisión de Auditoría y consejera independiente de Repsol.

El papel de la regulación en la gestión de riesgos

Además de por la velocidad, interconexión y nacimiento de nuevos riesgos, la regulación también ha tenido un importante papel en cómo ha evolucionado su gestión. “Tras la crisis se tuvo la percepción de que la intensidad y la calidad de la gestión era insuficiente, por lo que se pusieron en marcha una serie de prácticas y mecanismos de monitorización”, recordó Pablo Montoliu, Chief Innovation and Information Officer de AON España.

Sin duda, en los últimos años se ha producido un incremento de la regulación en materia de gestión de riesgos, pero Pablo Montoliu enfatizó que el foco va más allá. “No solo es la CNMV o las Bolsas las que imponen este tipo de normas, las agencias calificadoras también tiene en cuenta la gestión de riesgos para establecer el rating, y también lo tienen en cuenta los Proxy Advisors, entre otros”, afirmó.

Las consecuencias de este énfasis regulatorio dan lugar a debate. Como indicó Pablo Montoliu, puede ser positivo si se considera que antes de la crisis era insuficiente, pero también se debe tener en cuenta que puede conllevar una serie de costes. “La regulación puede traer consigo efectos colaterales, como una mayor tensión, trabajo y necesidad de formación para los consejeros”, advirtió.

Tecnología y gestión de riesgos

Pese a que la tecnología y sus aspectos derivados, como la ciberseguridad, han traído consigo una nueva serie de riesgos, también ayuda en su mitigación. Isabel Torremocha calificó la tecnología como una “gran oportunidad”, valorando la automatización de determinados procesos y la eliminación de errores humanos.

Pero sobre todo, la tecnología permite disponer del mantenimiento predictivo: conocer dónde puede fallar un proceso para planificar y actuar por adelantado. “La inversión en transformación digital es una oportunidad para disminuir riesgos”, aseguró la presidenta de la Comisión de Auditoría y consejera independiente de Repsol.

Escucha aquí algunas de las reflexiones que compartieron los ponentes durante la sesión:

Accede a contenido exclusivo
Cerrar menú